METODO DOMAN

El método Doman. Nuestro cerebro puede aprender a cualquier edad, si bien es cierto que durante los primeros años de vida el cerebro aprende de una manera extraordinaria, mostrando una gran capacidad para crear conexiones neuronales, lo que permite a los niños aprender mucho más rápido y de un modo más sencillo.

Glenn Doman, médico estadounidense, desarrolló el método Doman, un método de aprendizaje para niños entre 0 y 6 años, que les permite almacenar nuevos conceptos mediante la observación y escucha de imágenes sencillas y su definición: Los bits de inteligencia. Cuando hablamos de aprender a leer, siempre insistimos en el respeto que debemos tener al ritmo madurativo de los niños y, sin embargo, no debemos dejar de crear ocasiones de aprendizaje que les permitan interiorizar, experimentar y conectar nuevos conceptos o información, con los que incrementar su vocabulario y conocimiento del mundo que los rodea. Para desarrollar una buena comprensión lectora en niños, jóvenes y adultos, antes debemos crear buenos cimientos sobre los que apoyarse. Hemos hablado muchos sobre como los cuentos, las canciones infantiles, las rimas o los poemas ayudan a los más pequeños a reconocer los sonidos del habla y les permiten adquirir un vocabulario amplio y rico. Pero hoy queremos centrarnos en el método Glenn Doman, que llevamos mucho tiempo utilizando y que es una herramienta muy interesante para utilizar tanto en el hogar como en la escuela, que ayuda a enriquecer el conocimiento de los niños.

¿QUÉ ES EL MÉTODO DOMÁN?

El método Glenn Doman consiste en mostrar, de una manera determinada, una serie de tarjetas con información. Estas unidades de información visuales y auditivas se agrupan por categorías asociadas a un tema similar: animales, colores, tipos de plantas, estaciones del año, planetas, etc. Cada tarjeta (bit) debe mostrar una imagen en la que se identifique de manera clara el concepto o vocabulario a aprender. Así, si quiero mostrar un bit con un caballo, será mejor poner solo el caballo sin jinete, ni ningún elemento que lleve a confusión al niño. Cada tarjeta mostrará, por tanto, una imagen concreta y su definición. A su vez, cada bit formará parte de un conjunto o categoría de bits. Estas categorías deberán guardar relación para que los niños puedan asociar los conceptos aprendidos entre sí. El bit del “caballo” podría estar incluido en la categoría “Bits de animales de la granja”, por ejemplo.

¿PARA QUÉ SIRVEN LOS BITS DE INTELIGENCIA?

Antes de explicar cómo se utilizan los bits de inteligencia, es importante comprender cuales son los beneficios de su implementación. Mediante el uso de estas sencillas dinámicas de trabajo, los niños van a mejorar distintos aspectos de su desarrollo cognitivo:

  • Les permitirá establecer relaciones entre objetos.
  • Desarrollarán su capacidad para clasificar y categorizar.
  • Incrementarán el vocabulario.
  • Crearán interrelaciones de conceptos y los observarán en su realidad más cercana.
  • Mejorará su capacidad de mantener la atención.
  • La concentración y la memoria se verán reforzadas.

Son muchas las virtudes de este método, pero no queremos perder de vista la que hemos mencionado al inicio de este artículo, y es el rendimiento futuro que obtendremos en cuanto a la mejora de la comprensión lectora, gracias a su aplicación.

¿CÓMO UTILIZAR LOS BITS DE INTELIGENCIA?

Para que los bits de inteligencia alcancen su objetivo, debemos mostrar estas tarjetas de información de un modo concreto.

  1. Los bits deben mostrarse en un momento del día en el que el niño esté tranquilo, no cansado y sin distracciones.
  2. Cada bit debe mostrarse 15 veces, pero no de manera consecutiva. Podemos mostrar las imágenes tres veces al día, durante cinco días; una vez al día, durante quince días; o dos veces al día, durante una semana u ocho días.
  3. El fondo del bit debe ser blanco para no dar lugar a confusiones.
  4. El educador se sentará frente al niño y le mostrará las imágenes en tarjetas o en una pantalla (presentaciones).

Cada imagen se mostrará durante un segundo, aproximadamente, al tiempo que se dice el nombre de la imagen representada en el bit. Hoy en día tenemos a nuestro alcance innumerables herramientas para apoyar el modo en que se desarrollan los aprendizajes de niños y jóvenes. No diremos que un método u otro vaya a ser la garantía de éxito educativo para todos, pero sí podemos afirmar que todos estos métodos permitirán formar a personas, haciéndolas más cultivadas y capaces de comprender y tomar decisiones reflexivas sobre los temas que se les presenten a lo largo de la vida.